Acambaritas en EU

De Tania Pérez

Fraide Núñez hace el tradicional pan grande de Acámbaro en el condado de Salinas, California

Una de las delicias de Guanajuato, ha estado conquistando los paladares estadounidenses desde el 2003. El pan grande de Acámbaro también se produce y vende del otro lado de la frontera.

Como muchos paisanos desde hace décadas, la familia acambarense Fraide Núñez, se mudó a Estados Unidos en 1989, buscando una mejor vida. Y aunque su primera apuesta laboral fue en los campos californianos, su negocio actual rinde tributo a las costumbres de su municipio natal.

Antes de migrar, tanto la señora Alicia Núñez, como sus dos hermanos, Juan Carlos y Eduardo, habían trabajado durante mucho tiempo en panaderías tradicionales de Acámbaro y su oportunidad para volverlo hacer, pero en Estados Unidos, llegó cuando la joven Claudia Fraide se casó.

“Cuando me preguntaban de dónde éramos yo decía, ‘yo soy de Mexicali, pero mi esposa es de Acámbaro’, y siempre me contestaban ‘ah, de donde hacen el pan’, y eso me empezó a dar ideas”, comentó en entrevista Jorge Acosta.

Una vez que terminó su servicio militar en el 2002, Jorge tenía la esperanza de crear un negocio propio. Con 30 mil dólares de un crédito, y el apoyo y conocimientos de su familia política, establecieron en el condado de Salinas, California, la panadería Acambaritas.

“Empezamos sin un cinco en la bolsa, la venta de diario era lo que usábamos para pagar a los empleados, a los panaderos, los dos tíos de mi esposa, básicamente”, recordó entre risas.

Cinco años de seguir recetas pasadas de generación a generación, fueron suficientes para liquidar deudas, recuperar lo invertido y comenzar a generar ganancias de hornear y vender una vez a la semana el icónico pan grande de Acámbaro y todos los días pan tallado, picón, ranchero, pan de agua y de leche, acambaritas y otras presentaciones de pan dulce mexicano.

“Mucha gente me pregunta, ‘¿es igual al de Acámbaro?’, y yo les digo que no, porque no son las mismas vacas las que nos dan leche, ni los huevos, ni la harina, pero el arte es el mismo, la receta y la mano, sí son las mismas.

“La técnica del panadero, no sé cómo explicarlo, ¡es una maravilla!, es rápido y le da una belleza al pan que… está bien formado, y lo hace a mano, y aparte, tiene buen sabor, que son dos cosas muy difíciles de lograr”.

Esta mezcla de características le ha dado a la panadería Acambaritas una buena reputación en la zona, que con el tiempo se extiende a otros condados e incluso estados, popularidad que comprueban cada año a inicios de julio, días importantes en Acámbaro.

Desde la llegada de los frailes franciscanos a Guanajuato, se comenzó con la tradición del pan grande y pan de agua, que el pueblo adaptó como suya muy pronto. Años más tarde Acámbaro se haría famoso no sólo por estas recetas antiguas, sino también por su peculiar “lluvia de pan”.

Cada 11 de julio, los panaderos acambarenses realizan una procesión comenzando desde el atrio de la parroquia dedicada a la patrona de la ciudad, para desde sus autos y camionetas lanzar piezas de pan a los asistentes. Una peculiar forma de agradecer a la Virgen del Refugio las buenas ventas del año.

Si bien los dueños y empleados de la panadería Acambaritas en California, no se dedican a organizar estos festejos, han detectado que los días cercanos a esta fecha tan importantes para los acambarenses reciben pedidos especiales de pan grande desde otros lugares de Estados Unidos.

“A veces viene gente de Sacramento, como a tres horas de aquí, de Los Ángeles, viene gente de Texas, o algunas familias que viven cerca del condado nos hablan y nos hacen órdenes de 100 o más panes grandes”.

Así, aunque la “lluvia de pan” se mantenga en suelo acambarense, sus migrantes tienen una alternativa de mantenerse en contacto con sus tradiciones.

Para contactarlos para pedidos o ir directamente a la panadería, estos son sus datos:

1552 N. Sanborn Road, Salinas, California, 93905

Tel: (831) 771-2079

e-mail: acambaritas@gmail.com

Si bien para las vacaciones de verano visitarás Guanajuato, la octava Feria de la Panificación de Acámbaro se realizará del 9 al 11 de julio, y además de la lluvia de pan el último día de 17 a 19 horas, también habrá lotería, concurso de pan regional y una ruta panadero para motociclistas.