Algo más que un convivo

Fotos: René Miranda

Fullerton, CA.-Los habitantes de la avenida Washington en Fullerton, ya saben que una vez al mes, en la casa de su vecino habrá una reunión donde llegan hasta 150 personas que se reúnen como una gran familia.

Se trata del convivo que, como desde hace ocho años, realizan los integrantes del Club Ojo de Agua y Novilleros, nombre de las comunidades que pertenecen a Huanímaro y Abasolo.

La finalidad, dice Armando Solís, representante del club y presidente de la Federación de Clubes Guanajuatenses de Norteamérica, es recaudar fondos para las obras sociales que se realizan en sus comunidades.

“Es una de las maneras como hemos logrado juntar dinero”, explica. “Ha habido ocasiones en que hacemos estas reuniones dos veces al mes, dependiendo de la obra que se vaya a realizar”.

Con lo recaudado han logrado construir un edificio donde se ofrecen talleres para aprender algún oficio, como clases de repostería, belleza, manualidades, computación. El edificio fue adoptado como un Centro Impulso para su mantenimiento, pero los migrantes del club son los que siguen aportando para el pago de clases y la donación de despensas para los menos favorecidos.

Los vecinos saben de esa finalidad y algunos guanajuatenses también, por eso llegan hasta esa vivienda para convivir un rato o por lo menos comprar la comida que se pone en venta.