Antonio Villaraigosa: Los Ángeles, ciudad santuario

En el 2005 resonó fuerte el nombre de Antonio Ramón Villaraigosa, pues siendo descendiente de familia mexicana, se convirtió en el primer Alcalde Hispano de Los Ángeles.

Hace más de 100 años, su abuelo vivió en León, Guanajuato donde consiguió trabajo en el campo y después de recibir tratos inhumanos decidió mudarse a los Estados Unidos buscando alcanzar el sueño americano.

Generaciones después de que su familia se asentará en Los Ángeles, Villaraigosa colaboró en instituciones y organizaciones en pro de los derechos civiles y años más tarde ganó las elecciones contra James Hann, así, durante 11 años encabezó el gobierno local de unas de las ciudades más importantes de Estados Unidos.

“Las ciudades toman un papel muy importante, especialmente los centros urbanos globales, ciudades como (Ciudad de) México, como Nueva York, como Los Ángeles, como París, Londres, esas ciudades toman un papel muy progresista”, aseguró durante su ponencia en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL).

Como parte del Coloquio Internacional “Los acosos a la civilización. De muro a muro”, organizado por la Universidad de Guadalajara y la Universidad Autónoma de México, el ex alcalde compartió su experiencia de dirigir unas de las ciudades más importantes y cosmopolitas de Estados Unidos y el mundo, además de un poco de su historia.

“Lo que no sabe mucha gentes es que desde 1978 Los Ángeles ha sido una ciudad santuario, si santuario se define en que nuestro departamento de policía no trabajaba, no cooperaba con las fuerzas migratorias nacionales.

“Lo hicieron porque el jefe de policía, que era muy conservador, se fijó que con el aumento de la población de migrantes en Los Ángeles muchos de ellos eran víctimas de crimen, testigos a crimen y que no confiaban en la policía y que tenía que ganarse su confianza y decidió no cooperar con las fuerzas migratorias”.

Desde ese entonces, la urbe californiana comenzó a marcar cambios hacia la apertura y recepción de nuevas culturas. Esta característica progresista, que han influenciado a otras ciudades como San Francisco, se ha mantenido al entenderse como una cualidad.

“Ciudades con poblaciones grandes son las más progresistas y avanzadas en temas de migración, y son las ciudades que realmente están haciendo progresar al país, en el caso de Los Ángeles es como un solo país cuando hablas del tamaño de la economía, de la población”.

En su discurso, Villaraigosa aseguró que es desde la ciudadanía, con apoyo del los gobernantes cercanos cómo pueden darse los cambios y desde proveerán las mejores a nivel nacional en temas de unidad y empoderamiento civil.

“Las ciudades van a adelantarse en términos de esta lucha contra la política de Trump, contra la política de muros”.