Caravana migrante

Texto por Lucero Amador

En muchas comunidades mexicanas, no hay fecha más emotivas que las de diciembre.

Además de las tradiciones, el folclore, colorido y gastronomía típica de la época, la llegada de los migrantes a sus comunidades son motivo de alegría. Las familias se reencuentra, la felicidad se desborda y los hijos ausentes fortalecen sus raíces con los pocos días que se quedan.

Hoy, cientos de familias se preparan ya en la frontera, entre los dos Laredos (Texas y Tamaulipas), para cruzar hacia México. Saldrán mañana, cuando todavía el sol no se haya asomado.

El reconocido líder guanajuatense José Martínez, radicado en Texas, dice que hoy (miércoles 14) es para realizar cualquier trámite “para cruzar en auto”. “Aquí todo es más fácil, las autoridades ponen todo nuestra disposición y nos ayudan con todo lo necesario para que mañana ya no haya contratiempos”.

Martínez es uno de los iniciadores de organizar la caravana, que surgieron a raíz de que las autoridades no les garantizaban seguridad ni protección para llegar a sus lugares de origen -eran víctimas de extorción- y luego cuando la violencia encrudeció la seguridad. Ahora la situación es distinta.

Aunque la caravana es con el fin de ir protegidos, un gran “ejército” de funcionarios públicos están a su entera disposición. El jueves 15, a las 5 de la mañana, aquella enorme cantidad de migrantes, serán recibidos en la frontera por un contingente de legisladores de estados como San Luis Potosí, autoridades de los estados que están a su paso, serán acompañados en ciertos tramos por seguridad pública municipal, estatal y hasta federal.

En la caravana han llegado a participar hasta 400 familias, que viajan por cada vehículo. Muchos de ellos están radicados en estados como Illinois, Ohio, las Carolinas y hay quienes hasta de California. Es la Caravana Migrante más grande y su destino es llegar a diferentes estados de México, pero sobretodo de Guanajuato, San Luis Potosí, Michoacán y Zacatecas por ejemplo.

“Aunque yo creo que este año serán menos los que se nos unan, por lo menos de Texas porque acaban de pasar una ley escolar, si los niños faltan a la escuela mandaran a los padres a corte y las vacaciones comienzan hasta el viernes, así que quizá muchos se irán por su cuenta”, detalló Martínez.

Ángel Pacheco, también líder migrante de Arizona, comenta que existen otras caravanas de migrantes que en grupos pequeños se van acompañando en su trayecto, pero no cuentan con los beneficios que las autoridades ofrecen a quienes van en la gran caravana.

“Uno lo hace para ahorrarse tiempo, porque por ejemplo a nosotros nos queda más lejos ir a Texas que cruzar por Ciudad Juárez”, comenta.

Es también el caso de un grupo de purimenses radicados en California. Tres o cuatro familias vendrán encabezados por Nick Guzmán, presidente del club Gente Bonita de Purísima, que tienen la opción de cruzar por Sonora o hasta Ciudad Juárez (Chihuahua).

¡Bienvenidos paisanos!