Las brujas de San Pancho

De Tania Pérez

Es una leyenda que se convirtió en una tradición que los francorrinconenses disfrutan anualmente, sus paisanos migrantes añoran y los turistas locales y extranjeros admiran. Esta costumbre la realzan para celebrar la fundación de su ciudad.

Se dice que el fuego quemó sus cuerpos después de haber sido exhibidas delante de la gente en 1846. Antonia Lomena y Jacinta Parra no son parte de la hechiceras de Salem, son las Brujas de San Francisco del Rincón.

A mediados del siglo XIX comenzó entre las calles del municipio guanajuatense el rumor de que dos mujeres del barrio de la Cebolleta serían quemadas en la Plaza Principal acusadas de brujería.

Aunque muchos dudan de la veracidad de la quema de dos personas de manera pública, historiadores aseguran que ambas mujeres fueron exhibidas ante los francorrinconenses con la finalidad de reunir a la gente en la zona comercial del lugar y así reactivar las ventas del pueblo.

Esta historia, verdadera o no, se ha convertido en una tradición en San Francisco del Rincón, por lo que cada 20 de Enero, cuando festejan la fundación de la ciudad, se realiza la quema de figurines de cartón con apariencia de brujas, después de la simulación de un aquelarre.

Antes de que caiga la noche y el fuego consuma a estas piñatas en escobas y sombrero negros, es costumbre que por las calles de San Pancho, como también se le conoce, circule un desfile que termine en la Plaza Principal donde también se puede disfrutar de conciertos y otras presentaciones artísticas, con las que este año celebraron 410 años de su fundación.