Los sueños de Samantha

A sus 15 años, la soprano Samantha Alejandra Guevara ha cautivado con su voz en los foros de Guanajuato y sueña con cantar en Italia
Samantha Alejandra Guevara Martínez tiene 15 años y sueña con cantar en Italia, pararse en los escenarios y seducir a fuerza de voz a la audiencia, como ya lo ha hecho en los foros de Guanajuato.
Esta joven soprano no se arredra cuando tiene que interpretar una ópera o entonar alguna de las melodías de María Grever.

Guanajuatense que admira lo mismo a la Grever que a Sarah Brightman, Samantha ha salido muy airosa en los conciertos a voz y piano a donde a menudo es invitada en festivales y ceremonias oficiales.

“Antes de entrar al escenario me divierto, lo primero que hago es pensar que todo va a salir muy bien y enfocarme en lo que estoy cantando para transmitir emociones, sobre todo.
“De los recitales que más me han gustado, fue uno del pasado 3 de junio, con mi pianista Carlos de Anda. Fue muy exitoso porque no nos esperábamos tanta gente y dimos todo lo mejor que pudimos”, dice emocionada.

Estudiante del Departamento de Música de la Universidad de Guanajuato, la chica puede presumir de haber cantado en las óperas “Carmen”, “Hansel y Gretel”, “Dido y Eneas” o “Amahl y los visitantes nocturnos”; esta última la protagonizó.

Amante de la música clásica, la cantante afirma que también le gusta mucho el pop en inglés y hacer videos.

A los 10 años, Samantha comenzó con sus estudios de piano, aunque también la flauta transversal es otro de sus instrumentos preferidos.

“Lo que más me gusta es interpretar, me concentro y trato de transmitir muchas emociones, hago que las personas sientan, depende de lo que yo esté cantando.

“Quiero interpretar ‘La flauta Mágica’, de Mozart, siempre ha sido una ópera muy representativa para mí desde que la escuché. La “Carmen” ya la he cantado tres veces con la OSUG.

“Me gustaría cantar en todos los teatros de las ciudades importantes en México, pero mi sueño es cantar en Italia, estudiar allá y tener una gira”.

Una de las piezas preferidas de la joven es “O miobabbino caro” (Oh, mi querido papá), aria de Giacomo Puccini.

“Me identifico con esa canción porque tiene unas notas agudas muy particulares que te llegan, te trasladas cuando la escuchas”.

Aunque desde niña estudió música, a Samantha también le interesa la pintura. Su abuela fue una cantante autodidacta, que le fomentó el gusto por esta disciplina.

“Toda mi familia siempre ha estado conmigo, me ayuda, me da consejos, eso lo reconozco mucho de mi madre, ella me ha tratado de dar lo mejor para que yo sea alguien importante”.

Los próximos conciertos de quien ha sido llamada “La jilguero del Bajío”, serán en Querétaro y Dolores Hidalgo, donde se incluirá un programa de música mexicana, italiana y barroca.