Nuestro defensores

De Lucero Amador

El senador Juan Carlos Romero Hicks junto con otros legisladores de diversos partidos políticos, forman parte del grupo que ha impulsado la #OperaciónMonarca. En entrevista, el también exgobernador guanajuatense, explica de qué se trata y cómo defenderán y protegerán a los #migrantes.
#deguanajuatosomos

En los últimos dos meses, un grupo de senadores mexicanos ha comenzado a trabajar en un proyecto que si bien no detendrá las deportaciones, sí ofrece medidas prácticas.

Son estrategias que debieron haberse implementado desde hace tiempo, como lo reconoce el senador Juan Carlos Romero Hicks. Pero con la llegada agresiva de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos de América en contra de los indocumentados, se tienen que tomar medidas inmediatas.

Operación Monarca es un nuevo plan para proteger a los migrantes mexicanos que radican en Estados Unidos y simplificarles algunos trámites –que ya son un dolor de cabeza para muchos que ha sido deportados- en el tema de identidad y educación.

“Escogimos la denominación Monarca porque es (un término) multinacional, vuela, es frágil pero al mismo tiempo perseverante”, explica el senador.

Este proyecto lo encabezan senadores de diversos partidos políticos de los estados de Guanajuato, Puebla, Michoacán, Oaxaca, Jalisco y Guerrero. Operación Monarca consiste en crear un movimiento binacional para crear alianzas entre ciudadanos, empresario, políticos y actores sociales de ambas naciones. El objetivo es crear mecanismos de reacción ante una eventual migración masiva de migrantes a Ciudades Santuario en Estados Unidos, en la búsqueda de protección y crear un plan integral de recepción en sus estados de origen en México, en caso de ser deportados.

“El tema de las deportaciones no es reciente, (pero) con la llegada de Trumpocalipsis (sic) como Presidente hay que prever todo tipo de escenarios”, dijo en entrevista Romero Hicks. “Necesitamos estar preparados para todo lo que ha dicho”.

Durante la administración de Barack Obama, citó, se registraron 3 millones 417 mil 157 deportaciones, por diversas causas.

Hace un par de días, los senadores visitaron diversas ciudades de California, el estado con mayor cantidad de inmigrantes, para escuchar las preocupaciones y comentarios de líderes de federaciones mexicanos, Dremears, empresario y entablar comunicación con el presidente del Senado de esa nación, el californiano latino Kevin de León.

Romero Hicks expuso que, luego de esas reuniones, se diseñaron dos líneas de actuación inmediatas.
“Una es la protección consular y segundo, el tema de la educación”, expuso.

“En protección consular necesitamos una red que funcione en la información y en la protección jurídica para estar debidamente coordinados”, dijo.

México es el único país en el mundo, que cuenta con 50 consulados en Estados Unidos. “No hay país del mundo que tenga mayor cobertura”, enfatizó.
Educación, tema inmediato
El martes pasado, el grupo de legisladores se reunieron con Aurelio Nuño, secretario de Educación, para exponerles las modificaciones que desean se ha haga a la ley de educación.

“Estamos viendo varios aspectos para dar una respuesta de corto plazo, hay normatividades que tienen que simplificarse”, señala el también exgobernador.

En México, dijo, no existe un modelo educativo de inmersión. “No estamos preparados para recibirlos ( a estudiantes con otra cultura)”. Además el trámite para aceptarlos en el sistema educativo es burocrático.

No existe un programa educativo para aquellos niños que no dominan bien el español o que sólo hablan inglés y que sus padres no puedan ingresarlos a una institución privada de educación bilingüe.

Tan sólo el año pasado a Guanajuato llegaron alrededor de 75 mil niños procedentes, en la mayoría de los casos, de Estados Unidos.

“Se presentan en la escuela y en muchos casos esos niños no tienen acta de nacimiento, certificado de estudios, no tienen asignada la CURP y comienzan con dificultades burocráticas. Se tiene que garantizar el derecho a la educación”, comentó.

Romero Hicks explicó que lo que están analizando con la Secretaría de Educación Pública (SEP) es de qué manera pueden simplificar el proceso de inscripción de tal manera que si llega un estudiante de preescolar, primaria o secundaria, ingrese de inmediato y de manera automática sus estudios estén revalidados.

“Necesitamos que se simplifique al máximo los formatos de inscripción , que no les pidan la traducción de los documentos y la postilla que en ocasiones es un trámite internacional”, reiteró. “Tenemos que adaptar el modelo pedagógico y este debe contener una reinserción social y educativa para que se integren totalmente a nuestra sociedad”.

La misma situación para quienes llegan o lleguen con una educación media-superior y superior.

“Son ámbitos más complejos de resolver cómo se van hacer las revalidaciones”, señala. “Queremos aprovechar este momento, porque no es solamente que eso va a pasar por la administración que inicia en Estados Unidos, sino que estamos hablando de grupos que tienen muchos años padeciendo esa situación. Queremos buscar soluciones de fondo”.

Sin identidad

También se analiza una situación común que no se ha atendido.
El senador comentó sobre los casos de migrantes que han sido deportados y llegan al país sin un acta de nacimiento “porque lo mandaron sin documentos de identidad”.

Existen también personas que llegan al país y no cuentan con un acta porque nunca fueron registrados y son mexicanos, los que tienen mal un dato en su registro o que su acta es extemporánea.

“¿Cómo van a acreditar estas personas su identidad? Eso es lo que estamos analizando ¿cómo le vamos a hacer?”.

Romero Hicks comentó que hay interés del Secretario de Educación por hacer los cambios necesarios. “Lo que necesitamos es afinar la velocidad con la que se deben hacer las modificaciones y los contenidos de parte de ellos y de nosotros en la parte legislativa”.

Los senadores que participan en el Operación Monarca, además de Romero Hicks, son:
Armando Ríos Piter de Guerrero; Jesús Casillas, de Jalisco; Benjamín Robles, de Oaxaca; Iris Vianey Mendoza, de Michoacán y José Marco Antonio Olvera, de Zacatecas,