Reencuentro yurirense

Redacción: De Guanajuato Somos

Chicago, Illinois.- Hay quienes esperan con gran entusiasmo la convocatoria de Mario Alberto Salazar. Es de las pocas veces que un reencuentro emociona tanto a los migrantes guanajuatenses.

Y no es para menos. Es el único día del año que todos los convocados tienen un sentimiento en particular: son migrantes en un país que muchos han hecho suyo, provenientes del mismo estado mexicano y muchos de ellos de Yuriria, la tierra donde nacieron.

Como desde hace 27 años, Salazar se ha dado a la tarea de convocar a sus paisanos radicados en diversas áreas del estado de Illinois, en una reunión que ya es clásica.

Cada año se reúnen para compartir añoranzas, experiencias nuevas y para rescatar tradiciones que ahora con orgullo enseñan a sus hijos. Realizan torneos de futbol, juegos y sobretodo un manjar gastronómico que se ha mezclado entre las costumbres guanajuatenses con las aprendidas de migrantes de otros estados o países.

Pero el motivo principal de este encuentro de yurirenses, que reúne según el organizador entre 500 y 800 personas, es recaudar fondos. Dinero que se utiliza para realizar alguna obra social en Yuriria.

Salazar, es el presidente de Casa Club Yuriria, uno de los clubes con más historia en esa región. Una gran mayoría lo conoce, lo respeta y eso le ha ayudado en su convocatoria.

Pero el prestigio de activista no solo lo tienen entre sus paisanos, las autoridades locales y las de su terruño también reconocen su liderazgo.

En la pasada reunión, del sábado 16 de julio, tuvo varios invitados. Llegó Diego Sinhué Rodríguez, secretario de Desarrollo Social y Humano del gobierno del estado de Guanajuato, Gerardo Gaviña, alcalde de Yuriria y las diputadas del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) Beatriz Manrique y Soledad Ledezma, y Verónica Orozco del Partido Acción Nacional (PAN) y Lorenzo Chávez del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Con ellos, los participantes compartieron vivencias, juegos, comida y también necesidades, tanto las que tienen como migrantes como las que padecen sus familiares en sus comunidades de origen.