Solemne y majestuosa tradición

Por: Ana Luz Solís

El Santo Entierro, una procesión para bendecir al pueblo

Durante más de ocho horas, las calles de la zona centro de San Miguel de Allende se detienen para abrir paso a una de las procesiones más importantes de la ciudad: El Santo Entierro.

El luto, la reverencia, el silencio, la bendición de la Virgen y la majestuosidad y solemnidad de una tradición que con el paso es cada vez es más grande.

En ella participan integrantes de organizaciones y movimientos cristianos de la ciudad que cargan linternas e imágenes santas que ese día dejan sus nichos para salir a las calles a bendecir a su pueblo.

Este año realizaron la edición 303, participaron más de mil sanmiguelenses en la procesión que recorrieron las calles vestidos negros y hermosas mantillas en la cabeza de las mujeres que desafían los empedrados y la piedra laja con sus enormes tacones.

Los ángeles, monaguillos, sacerdotes, los sanmiguelenses vestidos de soldados romanos  y la orquesta de Valle de Santiago, este año formaron parte de una de las tradiciones más importantes de la ciudad.