Una población flotante

De Guanajuato Somos

En San Miguel Emenguaro, Salvatierra, el número de habitantes varía mucho, entre los que se van a EU a trabajar y los que regresan a las fiestas

No saben cuántos son pero a “ojo de buen cubero”, son más los que se han ido a Estados Unidos que los que viven en San Miguel Emenguaro, Salvatierra.

“En diciembre y septiembre que son las fiestas del pueblo, pues se ve y se siente el pueblo diferente porque hay mucha más gente, los muchachos, los hijos, nietos que regresan solos porque sus papás no pueden venir”, dijo para De Guanajuato Somos, Susana Contreras Álvarez, la actual delegada de esta comunidad guanajuatense.

En lo que durarán sus tres años de representatividad, Susana tiene como tarea principal contar a los habitantes fijos y flotantes de su zona, pues este número y otros detalles que obtendrán del primer censo en el pueblo son básicos para pedir recursos o apoyos del gobierno y para saber cuál ha sido el crecimiento en su territorio, cómo han cambiado los niveles escolares y desarrollo económico.

De lo que a ella le ha tocado ser testigo por los cambios que nota cada fin de año y de las pláticas que han llegado a sus oídos, hay muchos de sus conciudadanos viviendo en Celaya y Querétaro, pero sobre todo se han ido a buscar mejores oportunidades de trabajo a Estados Unidos.

“Este año creció el número, se están yendo ya los jóvenes con contrato, ya con algo más seguro, hay unos que van en diciembre y llegan como por julio y los que se fueron en octubre ahorita ya no tardan en regresar”, dice segura de lo que ha visto pero sin una cifra precisa.

Sabe que la mayoría de quienes parten se van a trabajar en cultivos de naranja o de lechuga, depende en qué temporada empiecen el viaje.
Normalmente se van en grupos, y aunque no todos se quedan de aquel lado de la frontera, los que sí siguen apoyando al pueblo a la distancia, pues mandan remesas para mantener a sus familias (Salvatierra es uno de los tres municipios que más remesas recibe) y forman asociaciones civiles para apoyar no sólo a la comunidad que dejaron atrás, también a los paisanos que los alcanzan en Estados Unidos.

De los clubes Ojai California y Salinas, que están asentados en el país vecino, Susana recibió apoyo económico para la reciente remodelación del jardín principal y a la Federación de Clubes Guanajuatenses les agradece la construcción de un comedor en la única escuela primaria con la que cuenta el pueblo.

Mientras las instituciones educativas que están apoyando con el censo, entregan un conteo y resultado final para de ahí comenzar a planear una agenda de trabajos conjuntos con la comunidad en Salvatierra, representada por Susana Contreras y la comunidad guanajuatense en Estados Unidos formada por los clubes, los habitantes de San Miguel Emenguaro seguirán trabajando sin cambios en las siembras de cebolla, cilantro y, sobre todo, con las milpas, pues de esta planta milenaria obtienen su nombre, en purépecha Emenguaro significa “Lugar de maíz tempranero”.