Una Procesión con historia

Texto de Julio César Salas

La Procesión del Silencio del Barrio del Coecillo cumplirá 29 años y ya es toda una tradición de León

En el Barrio del Coecillo lo conocen como “El Padre Guti”, el Fraile Franciscano de nombre Agustín Mandujano que dejó como herencia la realización de la Procesión del Silencio.

Posicionada dentro de las cinco primeras manifestaciones religiosas en el estado de Guanajuato durante la Semana Santa, la Procesión del Silencio del Barrio del Coecillo cumplirá 29 años de ininterrumpida tradición y se prepara para conmemorar sus primeras tres décadas.

Durante Semana Santa, en el Barrio del Coecillo realizan diferentes actividades religiosas que inician el Jueves Santo con una representación escénica del Huerto de Getsemaní y concluyen con la obra de teatro “Jesucristo Súper Estrella” en el Teatro Fray Pedro de Gante el Domingo de Ramos.

En las diferentes representaciones religiosas participan cerca de 2 mil personas, la gran mayoría habitantes de este tradicional barrio; pero también provienen de otros colonias y eso lo enriquece aún más.

Las actividades comienzan el jueves 13 de abril con la representación en el Huerto, el viernes 14 de abril a las 10 de la mañana comienza el Vía Crucis en el Instituto Leonés y recorre por la calle Fran Daniel Mireles para terminar en el Templo de San Francisco con una afluencia de 2 mil personas. Aquí participan 80 actores que se han preparado desde hace un mes para caracterizar a sus personajes.

Ese mismo día pero a las 7:30 de la noche, comienza la Procesión del Silencio donde participan mil 200 personas. La tradición inició en 1988 como ya se dijo con el Padre Guti y jóvenes del grupo de teatro “En Busca de Cristo” quienes arreglaron las imágenes de Jesús el Nazareno, La Virgen de la Soledad, el Apóstol San Juan y el Santo Niño Crucificado para recorrer las calles del Coecillo unas cuantas cuadras.

A la fecha, la Procesión del Silencio inicia en la calle Héroes de la Independencia, sigue por Herreros, Candelaria, Sánchez, Fray Daniel Mireles, Bosque; Acapulco, San Cayetano y termina en el Atrio del Templo de San Francisco de Asís con el pésame a Nuestra Señora de la Soledad.

En la Procesión participan 18 cofradías como la de la Santa Cruz, Oración del Huerto, De la Aprensión, la Negación de Pedro, De la Flagelación o Del Santo Sepulcro.

Cada Cofradía va representando un acto de la Pasión que vivió Jesucristo y portan desde túnicas, capuchas así como antorchas, cirios, flores, veladoras y cadenas en los pies.

Este año se incorpora una cofradía con los jóvenes de la Parroquia de la Purísima Concepción del Coecillo.

Durante cerca de tres horas, la gente congregada a lo largo de la Procesión  termina en el Atrio para dar el pésame a la Virgen de la Soledad.

Al día siguiente se realiza otra Procesión conocida como “Vía Matriz” que sale del Templo de San Francisco y termina en el Instituto Leonés.

Finalmente el Domingo de Ramos a las 7 de la noche presentarán la obra de Teatro Jesucristo Súper Estrella para así concluir con cuatro días de actividades.

Para el siguiente año el reto es más grande pues buscan posicionar la Procesión del Silencio como un atractivo turístico religioso y que personas de otros estados puedan acudir a León para presenciarla.